Si usted no puede visualizar correctamente este mensaje, presione aquí

Boletín técnico de INDISA S.A.

   Medellín, 16 de mayo de 2008 No. 59

 

Escriba su propia historia

Autor: Pablo González Rodas, Ph.D.

Para el Arquitecto Alvaro Duque Ramírez, quien tanto tiene para contar.

 

La gran mayoría de los padres luchan en  la vida por hacer un patrimonio familiar para dejar a sus descendientes una herencia financiera que les permita una estabilidad en su futuro, olvidando que quizás lo más importante para sus hijos y descendientes sean las propias experiencias vitales de sus progenitores sobre las cuales apuntalar sus vidas y proyectarse en generaciones futuras.

 

Cada hombre es un microcosmos cuyas experiencias vitales son únicas e irrepetibles en la historia de la humanidad. Todos y cada uno de nosotros hemos vivido experiencias que solamente nos han pasado a nosotros y a nadie más. Pensemos entonces en el tesoro que tenemos acumulado en nuestra memoria al llegar a la edad adulta o a la tercera edad como se le llama hoy a la vejez, y rememoremos todas aquellas vivencias para escribirlas y dejárselas a nuestros descendientes como testimonio de toda una vida y de una filosofía ante ella que sirvan de referencia a quienes las lean, tanto descendientes como otras personas curiosas.

Partamos de la base que para escribir la historia de su vida uno no necesita ser un escritor, ni siquiera suponiendo que no supiera escribir, puesto que  puede escribirla en un lenguaje llano y directo, a su manera de narrar pues cada voz lleva su propio estilo, o bien, si por cualquier razón no pudiera escribirla, podría dictársela a uno de sus hijos o familiares.

Quiero  precisar algunos aspectos y fases a tener en cuenta que espero lo entusiasmen y le ayuden a emprender tan loable decisión de escribir su autobiografía.

 1. Lo más importante es la decisión inicial de escribirla; una vez tomada le será fácil adelantar el proyecto. No piense que su vida no tiene ningún interés o que haya sido tan común y corriente que nadie la leería. Recordemos lo que disfrutábamos de niños las narraciones o cuentos de los viejos; sus anécdotas e historias, sus aventuras y travesuras, sus éxitos y fracasos, sus sueños y realizaciones, todo ello  constituye nuestra memoria individual y colectiva y nuestra visión y recordación de dichas vivencias  serán únicas de acuerdo a nuestra perspectiva individual.

     



2. Se necesita tener un plan para escribirla, el cual no es difícil de esbozar según sus preferencias. El más común de todos y quizás el más fácil es el de seguir un eje cronológico desde que nacimos hasta el presente. Se puede empezar por contar quienes fueron nuestros padres, abuelos y ascendientes en general. Contar  de dónde eran, qué hacían, dónde y cuando llegaron al pueblo o lugar donde nacimos; a qué se dedicaron; qué eventos especiales ocurrieron en sus vidas (terremotos, inundaciones, guerras, etc.); qué obras o realizaciones hicieron por la familia y la comunidad; cuál era su sistema alimenticio; su vestimenta; sus celebraciones cívicas y religiosas, pues no hay tradición sin religión; de qué  sufrieron y cómo murieron, etc. Todas estas vivencias constituirían un primer capítulo.


3.
Luego pasaríamos a la infancia, hasta los primeros siete años.  Aquí caben un sinnúmero de recuerdos: la casa donde se nació, con una detallada  descripción de sus habitaciones, cocina, patios, jardines, interiores; su arquitectura y estructura ; sus muebles y adornos; alfombras, cuadros, gobelinos, etc., o si se es tan joven que nació en un apartamento, detallar las características del barrio y del edificio. Las comidas y régimen alimenticio de nuestra familia

 

     

4. La tercera etapa  podría cubrir los años escolares, la escuela primaria y secundaria. Sus primeros maestros y amigos; las actividades escolares que más le agradaban; las materias en las que sobresalía; los juegos propios de los escolares ; los recreos y caminatas; los actos de final de año académico. Y en bachillerato señalar cuáles fueron los profesores que más lo influyeron a usted en la juventud y por qué. En esta fase puede hacer una descripción del lugar de nacimiento, pueblo o ciudad y recordar su diario vivir durante dichos años.


5.
Pasaríamos  a escribir sobre  nuestras actividades y oficios después de terminados los estudios, bien primarios, bien secundarios, y quizás universitarios. Cuál  fue nuestro primer trabajo o empleo; como se llegó a desempeñar otras actividades comerciales o profesionales a las que dedicamos nuestras vidas. Cómo fue su hogar y su vida familiar; qué recuerda de sus hijos  y familiares; de sus amigos y allegados; de sus vecinos. Cómo fue la sociedad de su época; cuáles eran sus valores morales y sociales; cuáles fueron sus crisis y conflictos; cómo fueron sus gobernantes.

     



6.
El último capítulo, por demás interesante, sería una reflexión sobre su propia filosofía de la vida. Qué principios morales, religiosos, cívicos y familiares aplicó  en su manera de vivir y en la formación  de su hogar. Cuáles fueron sus aciertos y sus fallas (¡la vida de nadie es perfecta!); sus sueños y realizaciones; su visión de la sociedad, del país y del mundo. Sus verdaderos principios  humanos.

Tenemos pues ya el modelo a seguir, por demás fácil de organizar y de recordar. Conviene, naturalmente, entrevistar a personas que conocimos, consultar en archivos familiares o públicos sobre genealogías, tradiciones, celebraciones. Incluir en  el libro de su vida fotos familiares de matrimonios, cumpleaños, navidades, eventos, documentos etc.

Naturalmente hay otros ejes a seguir además del cronológico, como el describir los grandes eventos en su vida, los acontecimientos que marcaron su historia, los años de actividad profesional o comercial; los años de jubilación; los años mas recientes, etc.

Quedarían al final  tres cosas: el título, la tabla de contenido o índice, y quizás quien escribiera una introducción. Luego es cuestión de ir a una editorial donde se encargarían de la parte técnica y de imprimir los ejemplares que usted desease.

Manos a la obra. No se amilane. Usted puede hacerlo y sus descendientes se lo agradecerán por generaciones.

 



Medellín, junio 11 al 15

Es la feria del Salón del Automóvil y Afines, que se realiza anualmente desde 2006 en Medellín, y que en 2008 se proyecta hacia las principales regiones del país. Más información

Si usted no recibe esta publicación directamente de INDISA S.A. o si desea recomendarnos a alguien para que la reciba, presione aquí

Para consultar las ediciones anteriores del boletín INDISA On line, puede entrar a http://www.indisa.com.co/indisaonline/. En esta página se encuentran todos los boletines en formato de página web, para que usted pueda grabarlos en su computador e imprimirlos.

 

Tel: (574) 2605533
Medellín-Colombia

mercadeo@indisa.com.co http://www.indisa.com.co/